Día 6 (Parte II): La Plaza Roja, Catedral del Cristo Salvador, Cementerio y Monasterio Novodévichi y noche en Moscú

La Plaza Roja es posiblemente la plaza más famosa del mundo. Con sus 500 metros de largo y sus 150 de ancho, está rodeada por edificios espectaculares y muy característicos de la arquitectura, la historia y la cultura rusa. Es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y por raro que pueda parecer, su nombre no proviene ni del color de los edificios que la rodean, ni del rojo del comunismo. En nuestro sexto día de viaje en Rusia, además de la Plaza Roja, visitamos la Catedral del Cristo Salvador, el Cementerio y Monasterio Novodévichi y volvimos a la Plaza Roja por la noche, todo un espectáculo. 

La Plaza Roja de Moscú

Catedral de San Basilio en la Plaza Roja
Catedral de San Basilio en la Plaza Roja

En ruso, roja es  Красная (Krásnaya), pero en antiguo ruso tenía el significado de "bonita", así que en realidad es la Plaza Bonita, ¡y con razón! Sin embargo, nosotros nos llevamos una gran decepción cuando la vimos por primera vez. El día que llegamos a Moscú desde San Petersburgo, lo primero que quisimos hacer fue ir a ver este icono de la ciudad, pero cuando entramos, encontramos que estaba lleno de andamios, ya que cada Agosto hacen un festival de música en medio de la Plaza. Por eso, no la pudimos contemplar en todo su esplendor 🙁 Pero bueno, hemos decidido volver en otra época.

La primera vez que vayas a la Plaza Roja, es muy recomendable que entres por la Puerta de la Resurrección, que se encuentra situada entre el Museo de Historia y el Ayuntamiento. Es una puerta preciosa y además, te dará unas vistas inmejorables a la Plaza.

Puerta de la Resurrección
Puerta de la Resurrección

Después de nuestra visita al Kremlin, salimos directamente a la Plaza Roja. Allí, se encuentran algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, como la Catedral de San Basilio o el Mausoleo de Lenin.

Catedral de San Basilio

Catedral de San Basilio en la Plaza Roja
Catedral de San Basilio en la Plaza Roja

La Catedral de San Basilio es sin duda el icono de Moscú. Su construcción data del siglo XVI y lo que más sorprende son las cúpulas de colores en forma de bulbo. Cuando la vi, la verdad es que me sorprendió si tamaño, ya que me la esperaba mucho más grande. Pero igualmente es preciosa, ¿No os parece?

La Catedral se puede visitar por dentro. Las entradas cuestan 500 rublos (unos 7€) y se pueden comprar en las mismas taquillas al lado de la catedral. También se pueden comprar por Internet, pero la página web está solo en ruso y nosotros no encontramos cola, así que os recomiendo que las compréis allí directamente.

Los horarios varían en función de la estación así que os recomiendo consultar la web oficial antes de ir para aseguraros.

Detalles de la Catedral de San Basilio
Detalles de la Catedral de San Basilio

¿Vale la pena entrar? En mi opinión, sí. Durante mis viajes, he visto muchas catedrales e iglesias por dentro y esta es sin duda la más curiosa de todas. A diferencia de las grandes naves que suelen tener los templos cristianos, la Catedral de San Basilio está llena de habitaciones y pequeños altares que conforman el museo que es hoy en día.

Galerías GUM

Galerías GUM
Galerías GUM

Este enorme edificio ocupa la parte noreste de la Plaza Roja. Las Galerías GUM son un gran centro comercial construido en el siglo XIX. Hoy en día están llenas de tiendas de marcas lujosas y restaurantes donde podréis parar a comer algo.

Interior de las Galerías GUM
Interior de las Galerías GUM
Interior de las Galerías GUM
Interior de las Galerías GUM

Museo de Historia

El Museo de Historia, situado justo en el lado opuesto de la Catedral de San Basilio, es en mi opinión el edificio más sorprendente de toda la plaza. Su color rojizo con las cúpulas y tejados blancos me hicieron sentir que era Navidad, pese a que estuviéramos en pleno Agosto. El edificio es de estilo neoruso  y fue construido en el año 1875. Nosotros no entramos, pero si os interesa visitarlo y conocer un poco más la historia de este país os dejo aquí la página web oficial.

Museo de Historia
Museo de Historia

Mausoleo Lenin

Me atrevería a decir que el Mausoleo de Lenin es la visita más curiosa que he hecho en toda mi vida viajera. Lenin fue el líder político que dirigió la Revolución Comunista de Octubre de 1917. Su deseo era ser enterrado en San Petersburgo, pero Stalin impulsó la idea de que su cuerpo debía ser embalsamado. Así se hizo y Lenin lleva "expuesto" en el Mausoleo de la Plaza Roja desde 1924.

Mausoleo de Lenin
Mausoleo de Lenin

El Mausoleo está abierto al público los martes, miércoles, jueves, sábados y domingos de 10:00 a 13:00 y se puede entrar de manera gratuita. Nosotros fuimos a las 9:30 de la mañana y ya había una cola bastante importante para entrar. Además, van bastante lentos, ya que registran todas las mochilas antes de entrar.

Tumba de Stalin
Tumba de Stalin

Una vez dentro, antes de llegar al Mausoleo, os encontraréis las tumbas de varios dirigentes y figuras importantes del comunismo, entre ellas, está la tumba de Stalin.

Si queréis hacer fotos, más vale que seáis rápidos con el gatillo, ya que hay un montón de guardias que os irán insistiendo para que avancéis y no os paréis mucho rato.

Una vez se entra al Mausoleo en sí, está prohibidisimo hacer fotos y pararse. Es una sala oscura y fría en la que el cuerpo de Lenin se encuentra en medio y los visitantes van rodeándolo lentamente sin parar de caminar.

Catedral de Kazán 

También llamada la Iglesia de la Trinidad de Nikítniki, no llama mucho la atención de los visitantes por estar rodeada de edificios tan majestuosos como las Galerías GUM o el Museo de Historia. Sin embargo, es uno de los edificios más antiguos de la Plaza Roja, ya que fue fundada en el siglo XVII. Si la queréis visitar por dentro hay que pagar la voluntad.

Catedral de Kazán
Catedral de Kazán

Catedral de Kazán

Tumba al soldado desconocido

Este monumento no se encuentra en la misma Plaza Roja, sino que está en los jardines de Alexandre junto a la muralla del Kremlin. Representa un homenaje a todos los soldados que murieron durante la Segunda Guerra Mundial. Sobre la losa se puede leer un epitafio: "Tu nombre es desconocido, tu hazaña inmortal".

Tumba al soldado desconocido
Tumba al soldado desconocido

Catedral del Cristo Salvador

Catedral del Cristo Salvador
Catedral del Cristo Salvador

Pese a que la iglesia más conocida de Moscú es la Catedral de San Basilio, la Catedral del Cristo Salvador es la más imponente  de la ciudad. Está situada a orillas del río Moskva y está llena de polémica entre los moscovitas. Después de que la original de 1839 fuera derribada por Stalin, en 1997 el alcalde decidió reconstruir la Catedral. En teoría, las obras se tenían que hacer con fondos privados, pero se cree que gran parte del dinero utilizado era público.

Catedral del Cristo Salvador
Catedral del Cristo Salvador

Podéis entrar a verla de forma gratuita, aunque a las mujeres os obligarán a cubriros los hombros y la cabeza y además está prohibido hacer fotos.

Muy cerca de la Catedral, encontraréis el gran monumento en honor a a Pedro I el Grande, además de unas vistas espectaculares al río y al Kremlin.

Estatua a Pedro I el Grande
Estatua a Pedro I el Grande

El cementerio y el Monasterio de Novodévichi

Teníamos apuntado el Monasterio de Novodévichi como un gran imprescindible en la ciudad, y debe serlo. Pero cuando fuimos, encontramos que prácticamente todo el recinto estaba en obras, así que no lo pudimos disfrutar.

El monasterio está rodeado por una gran muralla y consta de varios edificios. El más importante de ellos es la Catedral de Smolensk.

Entrada al Monasterio de Novodévichi
Entrada al Monasterio de Novodévichi

La entrada al recinto es gratuita, pero la entrada al museo y a la Catedral cuesta 300 rublos.

Horarios: El recinto abre de 7h a 19h, mientras que los interiores abren de 9h a 17h. Para llegar hasta allí, podéis coger el metro y bajar en Sportivnaya.

Si bien la visita al monasterio fue más bien breve y algo decepcionante, el cementerio de Novodévichi que se encuentra justo al lado nos encantó. Las tumbas parecen auténticas obras de arte y encontrareis famosas personalidades rusas enterradas aquí, como Chejov o Bulgakov.

Cementerio de Novodéchivhi
Cementerio de Novodéchivhi
Arte en el Cementerio de Novodéchivhi
Arte en el Cementerio de Novodéchivhi
Arte en el Cementerio de Novodéchivhi
Arte en el Cementerio de Novodéchivhi

Justo al lado del recinto del monasterio, hay un lago precioso que es el que inspiró a Tchaikovsky para componer el famoso Lago de los Cisnes.

Lago que inspiró El Lago de los Cisnes
Lago que inspiró El Lago de los Cisnes
Vistas al Monasterio de Novodévichi
Vistas al Monasterio de Novodévichi

Además, encontraréis esta graciosa escultura que representa la amistad entre los niños estadounidenses y los niños rusos. Está basada en el cuento Make way for ducklings, escrito por  Robert McCloskey. 

Escultura del cuento Make way for ducklings
Escultura del cuento Make way for ducklings

Noche en la Plaza Roja

No nos podíamos ir de Moscú sin ver la Plaza Roja iluminada por la noche y tengo que decir que es todo un espectáculo. La Catedral de San Basilio es más bonita por la noche si cabe, y las Galerías GUM están completamente iluminadas (a mi me recordó a la iluminación navideña de muchas ciudades). Hay mucho ambiente, turistas haciendo fotos, cenando y paseando, así que es algo que no os podéis perder.

Noche en la Plaza Roja
Noche en la Plaza Roja
Noche en la Plaza Roja
Noche en la Plaza Roja

Mapa de localizaciones

Espero que os haya resultado muy útil este post. Recordad que podéis compartirlo en vuestras redes sociales 

 

Además, también te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest