Ruta por la Selva Negra en 4 días: Itinerario y Mapa

La Selva Negra (Schwarzwald en alemán) es una región boscosa y montañosa situada al suroeste de Alemania. Está formada por árboles de hoja perenne y muy frondosos que no dejan pasar la luz, de ahí recibe su nombre. Está situada muy cerca de la frontera con Francia. Por eso, es ideal para combinar con una ruta por Alsacia. Esta zona es famosa por sus pintorescos pueblos, por los relojes de cuco y sus maravillas naturales. En este artículo te contaremos todo lo que tienes que saber para descubrir la Selva Negra.

Contenidos

¡No te vayas de escapada sin un buen SEGURO DE VIAJE!

Los imprevistos en los viajes son inevitables y no son únicamente médicos. Puede haber cancelaciones de última hora, robos, motivos por los que volver antes de tiempo a casa. Por eso, te recomiendo llevar un buen seguro de viaje y estar cubierto ante cualquier imprevisto. Para escapadas por Europa te recomiendo IATI escapadas, IATI Básico o IATI Estándard. En el siguiente enlace, podrás contratar tu seguro con un 5% de descuento

✈️Cómo llegar a la Selva Negra

Al ser una región tan fronteriza y abarcar una cierta extensión, hay varios aeropuertos cerca a través de los que podéis acceder a la Selva Negra. Lo único que cambiará será vuestra puerta de entrada y ruta. Los aeropuertos más cercanos son:

  • Stuttgart
  • Basilea
  • Baden-Baden
  • Frankfurt
  • Estrasburgo.

En función de vuestra ciudad de salida, horarios y tarifas podéis volar a cualquiera de ellos. Nosotros volamos a Stuttgart desde Barcelona. También hay que tener en cuenta que si tenéis pensado alquilar un coche, muchas compañías cobran un extra si hay cruce fronterizo, así que nuestra recomendación como primera opción es volar a un aeropuerto alemán. 

Mapa Selva Negra
Mapa Selva Negra

📸 Qué ver en la Selva Negra: Itinerario en 4 días

A continuación, os dejamos una lista de los lugares que visitamos en la Selva Negra con un poco más de información sobre ellos ordenados según nuestra preferencia. Al final, podréis ver cómo organizamos nuestra ruta por zonas, incluyendo un mapa con todas las localizaciones.

Gengenbach

Gengenbach es famoso, entre otras cosas, por haber aparecido en la película Charlie y la fábrica de chocolate, simulando la ciudad de Dusseldorf, hogar del glotón Augustus Glup. Es bastante pequeño, así que probablemente en una hora lo veáis sin problemas. Hay parking de pago en los alrededores de la ciudad y en la calle principal, donde aparcamos nosotros. Hay unas máquinas para sacar un ticket y los 30 primeros minutos son gratuitos (aunque también hay que sacar el ticket). 

Lo mejor para visitar Gengenbach es perderse por sus calles, aunque en nuestra opinión, la más bonita es la principal. En ella encontraréis el ayuntamiento, en el que, cada diciembre, se encuentra el calendario de Adviento más grande del mundo. Desde el 1 hasta el 24 de diciembre se abre una de sus ventanas. También os recomendamos las calles Höllengasse y Engelgasse, se dice que son las más bonitas de la ciudad.

Finalmente, podéis visitar la Iglesia de Santa María, que tiene la torre más alta de todo el pueblo. Data del siglo XII aunque fue totalmente reconstruida en 1896. La entrada es gratuita.
Gengenbach
Gengenbach

Bad Wildbad

Bad Wildbad fue una de nuestras primeras paradas en la Selva Negra. Como la propia palabra Bad nos indica (“baño”, en español), esta ciudad está llena de balnearios medicinales y termales y es hoy en día su principal atractivo. Sin embargo, nosotros creemos que si no vas al conocido Palais Thermal o a otra de sus termas, la visita es completamente prescindible, ya que el pueblo no tiene mucho.

Por otro lado, lo que sí que nos encantó de esta localidad fueron sus alrededores. A apenas 7 minutos en coche, nos encontramos con el llamado Baumwipfelpfad Schwarzwald. Se trata de un precioso paseo por las copas de los árboles a través de unas pasarelas que culminan en un mirador en forma de espiral por el que te puedes tirar por un tobogán. La entrada cuesta 12,50€ y si os queréis tirar por el tobogán, hay que añadirle 2€ más. Os recomendamos mirar su página web para comprobar precios reducidos y horarios.

Baumwipfelpfad
Baumwipfelpfad

No muy lejos de allí, caminando entre 5 y 10 minutos desde el mirador, encontraremos otro de los atractivos de la zona: el WILDLINE Hängebrücke, un puente colgante espectacular desde el que contemplar la preciosa Selva Negra. Está situado a unos 59 metros del suelo y mide 380m de largo. La entrada cuesta 9,5o€ y, de nuevo, podéis consultar la página web para saber más sobre precios reducidos y horarios de apertura.

Puente colgante en la Selva Negra
Puente colgante en la Selva Negra

Friburgo

Siendo la ciudad más al sur de la Selva Negra, se considera a Friburgo de Brisgovia la capital de la región y la puerta principal de entrada. Es una de las principales ciudades universitarias de Alemania y destaca sobre todo por su precioso casco antiguo que podréis visitar en un día. Durante tu visita a la ciudad no te puedes perder su espectacular catedral gótica, caracterizada por tener únicamente una torre central y la colina Schlossberg, a la que puedes subir con un teleférico y tener unas vistas alucinantes de la ciudad. También te recomendamos perderte por sus calles y ver la plaza del ayuntamiento y las antiguas puertas de la muralla medieval. Si quieres conocer la ciudad de la mano de un guía especializado, te recomendamos los siguientes tours:

👉 Reserva aquí tu free tour por Friburgo de Brisgovia

👉 Reserva aquí tu visita guiada por Friburgo de Brisgovia

Friburgo
Friburgo

Schiltach

Schiltach es otro de los pueblos con más encanto de toda la Selva Negra. Nuestra primera parada fue el ayuntamiento de Schiltach, situado en la Markplatz. Se trata de una plaza triangular rodeada de casas con entramado de madera. Luego, subimos por la que es la calle más bonita de todo el pueblo: Schlossbergstrasse, aunque también es probablemente la más empinada y fuimos callejeando hasta llegar de nuevo a la zona del río. Merece mucho la pena cruzar al otro lado del río Kinzig y ver las vistas del pueblo desde allí.

Schiltach
Schiltach

Triberg y los relojes de cuco

Triberg está situado en pleno centro de la Selva Negra, entre frondosos árboles, y es conocido por los relojes de cuco y por ser el lugar en el que se encuentra la cascada más alta de toda Alemania. A nosotros nos tocó visitar este pueblo con mucha lluvia, pero si vosotros tenéis más suerte, seguro que lo disfrutáis muchísimo. La entrada a la cascada está justo a la entrada del pueblo. Cuesta 8€, aunque si tenéis la tarjeta Knous que os darán por estar alojados en algunos alojamientos de Selva Negra, os harán un pequeño descuento. Una vez entras en el recinto, encontramos la cascada a pocos metros caminando. A la entrada, os darán un mapa con diferentes rutas que podéis hacer por la montaña, de diferente duración. Como estaba lloviendo, nosotros hicimos la más corta que simplemente subía hasta lo alto de la cascada, pero en un mejor día, seguro que merece la pena hacer una de las más largas.

A continuación, os recomendamos que no os perdáis la tienda de los 1000 relojes, situada muy cerca de la entrada a la cascada. Allí podréis ver cientos de relojes de cuco y comprar alguno si os apetece. Eso sí, preparad la cartera, pues son bastante caros. Ahora bien, si queréis conocer los relojes de cuco más grandes del mundo, tendréis que coger el coche. Si vais en dirección a Schonach encontraréis este reloj de cuco, que fue el primero en ser el más grande del mundo. Tiene una entrada simbólica de 2€ y a las horas en punto e y media podréis ver cómo suena y sale el pájaro. Por otro lado, en dirección Wolfach nos encontramos con el que es actualmente el reloj de cuco más grande y largo del mundo. Tiene una tienda dentro y podéis pagar 1€ para ver su mecanismo.

Cascada de Triberg
Cascada de Triberg
Reloj de cuco
Reloj de cuco

Tübingen

Tübingen fue la gran sorpresa del viaje. No lo teníamos previsto en la ruta, ya que en realidad no pertenece a la Selva Negra, pero está muy cerca de Stuttgart y nos pareció una buena parada para terminar el viaje. Es una ciudad preciosa y llena de vida. Os recomendamos especialmente las vistas a las casitas desde el puente, la plaza del ayuntamiento, la iglesia de San Jorge y subir hasta el castillo para ver las vistas, además de callejear por el centro y ver los edificios con la típica arquitectura alemana.

Además, Tübingen es un lugar ideal para comer. Nosotros íbamos buscando un sitio típico en el que comer codillo, pero nos fue imposible por la hora y entramos en Gasthaus Bären, un restaurante en el que sirven una especie de tapas típicas alemanas y en el que no entendíamos casi nada de la carta. Pedimos al azar y lo cierto es que fue el día que mejor comimos

Tübingen
Tübingen

Sasbachwalden

Nuestra segunda noche la pasamos en un apartamento chulísimo de Sasbachwalden. Al despertar, comenzamos nuestro segundo día de road trip visitando este pueblo encantador. La arquitectura típica de Selva Negra está presente en todas las casas de cualquier calle de este pueblo, ideal para comenzar el día empapados de la región.

Además, Sasbachwalden pertenece a la región vinícola de Ortenau (en el centro de Baden, siendo la tercera región vinícola más extensa de Alemania), por lo que se contemplan extensos campos de viñedos que se convirtieron en paisajes inolvidables y que recomendamos cruzar con el coche en alguna carretera secundaria alrededor del pueblo. Si os gusta el enoturismo, podréis visitar diferentes bodegas en el municipio, así como disfrutar de diferentes actividades ofertadas como safari de vinos, eno-caching y tour en segway por los viñedos. Visitando el pueblo descubrimos que ofrecen la experiencia de hospedarse en un barril de 8000 litros habilitado como alojamiento con unas vistas espectaculares, y si lo hubiéramos sabido antes, habríamos dormido allí sin duda.

Sasbachwalden
Sasbachwalden

Freudenstadt

Visitamos Freudenstadt en nuestro último día de viaje, de camino al aeropuerto de Stuttgart. Es una de las ciudades más grandes de su región, aunque la zona bonita y visitable es bastante pequeña. Destaca por la plaza del mercado con arcadas a los lados, que forma la más grande de toda Alemania. Aquí podréis encontrar también el ayuntamiento, que tiene un museo en su interior, y la preciosa iglesia gótica. 

Freudenstadt
Freudenstadt

Calw

Calw es un pequeño pueblo de la región de la Selva Negra que bien merece una visita. Os recomendamos callejear y perderos por la arquitectura típica de la zona. Este pueblo también es conocido por ser el lugar de nacimiento de Herman Hesse, uno de los escritores alemanes más conocidos que escribió Siddharta, un libro que os recomendamos encarecidamente si os gusta el mundo budista y espiritual. 

Calw
Calw

Wolfach

De pueblo pequeño a pueblo pequeño y llegamos a Wolfach. Su parte histórica tiene apenas una calle, pero tiene edificios con mucho encanto, así que os recomendamos parar y dar un pequeño paseo. En la calle principal encontraréis un pub restaurante llamado Gasthaus zum Salmen, en el que os recomendamos parar a tomar una cerveza y a probar sus Flammenküchen. Por la noche, ¡tiene ambientazo!
Wolfach
Wolfach

Lago Titisee

El Titisee o Lago Titi es el lago natural más grande de toda la Selva Negra y es muy recomendable hacerle una visita, sobre todo si viajáis en los meses de verano o primavera. Nosotros lo visitamos en un día nublado y con lluvia, así que no pudimos disfrutarlo como es debido. Es recomendable ir al mismo pueblo Titisee (nosotros nos alojamos allí) y una vez aquí hacer las diferentes actividades de la zona. Podéis dar un paseo por las orillas del lago, a pie e incluso darle la vuelta en bicicleta. Si hace buen tiempo, hay una gran cantidad de barcos con diferentes tours que os darán una vuelta por el lago. También es recomendable subir a la noria para tener unas buenas vistas. Finalmente, en verano, os podéis bañar. 

Lago Titisee
Lago Titisee

Baden-Baden

Baden-Baden está considerada otra de las ciudades imprescindibles de la Selva Negra. Sin embargo, tenemos que confesar que a nosotros no nos gustó nada. Es un lugar lleno de edificios majestuosos y tiendas de marca a precios desorbitados, así que para nosotros el encanto que tiene es únicamente si queréis alojaros en alguno de sus hoteles e ir a los spas y baños termales. Nosotros nos limitamos a dar un paseo por el centro y a pasear por el Lichtentaler Allee. Si decidís visitarlo, también recomiendan el Casino (aunque solo lo veréis por fuera, a no ser que vayáis vestidos de etiqueta como requieren para entrar) y las vistas panorámicas de Baden-Baden.
Baden-Baden
Baden-Baden

Día 0
Noche en Calw

  • Llegada al aeropuerto de Stuttgart.
  • Recogida del coche de alquiler y llegada al apartamento de Calw. 

Día 1
Noche en Sasbachwalden

  •  Calw
  • Bad Wildbad: Baumwipfelpfad Schwarzwald y puente colgante.
  • Baden-Baden
  • Cascada Geroldsauer

Día 2
Noche en el Lago Titisee

  • Sasbachwalden
  • Gengenbach
  • Friburgo de Brisgovia

Día 3
Noche en Wolfach

  • Lago Titisee
  • Triberg
  •  Wolfach
  • Schiltach

Día 4

  •  Freudenstadt
  • Tübingen
  • Vuelta al aeropuerto de Stuttgart

¿Qué cambiaríamos de la ruta?

Creemos que hicimos una ruta bastante completa y adaptada a los días que teníamos. Sin embargo, te dejamos a continuación algunas cosas que cambiaríamos después de haber vivido nuestra experiencia en la Selva Negra:

  • No visitaríamos Baden-Baden. Nos pareció un pueblo completamente prescindible y pensamos que podríamos haber aprovechado ese tiempo visitando algún otro lugar más bonito. 
  • No dormiríamos en Wolfach el tercer día. Cuando organizamos la ruta, pensamos que este pueblo sería el último del día, pero tuvimos tiempo de visitar uno más, así que como ya teníamos el hotel reservado en el otro, tuvimos que ir unos km hacia atrás. Elegiríamos un hotel entre Schiltach y Freudenstadt. 

🗺️Mapa de la ruta de 4 días por la Selva Negra

🛏️ Alojamiento en la Selva Negra

Al tratarse de una ruta en coche, nosotros optamos por alojarnos cada noche en un alojamiento distinto, cosa que resultó muy cómoda y que nos hizo ahorrarnos mucho tiempo de transporte al no tener que regresar a ningún punto concreto de la ruta para dormir cada noche. Si bien es cierto, esto implica tener que estar haciendo y deshaciendo la maleta cada día, cosa que puede ser un poco engorroso. Si este es vuestro caso, para una ruta de 4 días, os recomendamos o bien alojaros en un punto intermedio de la Selva Negra como Gengenbach o alrededores; o bien elegir dos hoteles para hacer menos cambios, uno más al norte y otro más al sur. Ahora bien, tened en cuenta que haréis más horas de coche, pues tendréis que ir y venir del alojamiento.

A continuación, os detallamos los alojamientos en los que estuvimos nosotros:

      • Ausblick Maisenbach, en Calw. Un apartamento de 10, limpio y muy equipado.
      •  Renatas Ferienwohnung Wohnung en Sasbachwalden. Apartamento espectacular, muy bien ubicado y perfecto para 4 personas.
      • Pension Bergseeblick en el Lago Titisee. Muy bien ubicado, con desayuno incluido y con un muy buen trato por parte de los dueños.
      • Hotel Restaurant Krone en Wolfach. Este fue el único hotel que no nos gustó, así que no os lo recomendamos. La ubicación es buena, pero no estaba del todo limpio y el baño estaba fuera de la habitación.
Apartamento en Calw
Apartamento en Calw
Apartamento en Sasbachwalden
Apartamento en Sasbachwalden
Hostal en el Lago Titisee
Hostal en el Lago Titisee

Cómo alojarse GRATIS en la Selva Negra

Si queréis ahorrar algo de dinero en vuestro viaje, podéis intentar buscar alojamiento GRATIS en Selva Negra. ¿Cómo? A través de HomeExchange. HomeExchange es una plataforma de intercambio de casas que os permitirá alojaros GRATIS por todo el mundo. Para utilizarla, tenéis que registraros en su web, registrar vuestra vivienda y pagar una cuota de 160€ anuales. Pagar puede dar un poco de cosa al principio, pero debéis pensar que es la manera de hacer una plataforma segura y además, seguro que en un solo viaje gastaréis más de esa cantidad en alojamiento.

Una vez se hace el registro, podéis hacer dos tipos de intercambio:

  • Intercambio recíproco: tú te quedas en casa de alguien y esta otra persona va a tu casa.
  • A cambio de GuestPoints: Te alojas en casa de alguien a cambio de una serie de puntos. Estos puntos los consigues alojando a viajeros en tu casa. Además, cuando te registras por primera vez y completas todas las acciones requeridas, la plataforma te da unos puntos de bienvenida (alrededor de 1000). Si te registras a través de NUESTRA INVITACIÓN, ¡conseguirás algún punto extra!

🚗 Cómo moverse por la Selva Negra

Cómo moverse en coche por la Selva Negra

Se trata de una ruta donde es interesante visitar muchos rincones, en la mayoría de los cuales no dedicaremos demasiado tiempo porque son lugares pequeños o de escaso recorrido. El caso es que haremos múltiples paradas y muchos trayectos cortos en nuestro itinerario, por lo que la mejor opción es recorrer la región de Selva Negra en coche y exprimir al máximo el territorio.

Cualquier tipo de coche será óptimo para circular por la zona, puesto que todas las carreteras están en perfecto estado. Simplemente, escoged el vehículo en función de vuestras necesidades. Nosotros alquilamos un Fiat 500 a través de Discovercars, buscador que siempre utilizamos para comparar precios y contratar su seguro por si ocurre algún imprevisto. 

Es muy probable que, por las políticas de Alemania a favor del medioambiente, os ofrezcan un vehículo eléctrico de gama superior al que habéis reservado. En nuestro caso, rechazamos la oferta porque no tenemos experiencia con este tipo de vehículos y temíamos no encontrar cargadores suficientes en los pueblos de la ruta y quedarnos sin carga en cualquier momento del viaje, lo que habría supuesto un inconveniente importante. Después de recorrer la Selva Negra, nos dimos cuenta de que no habría resultado un problema alquilar un coche eléctrico, puesto que en la mayoría de lugares donde estacionamos disponían de cargadores. De hecho, en muchas ocasiones nos habría resultado beneficioso, puesto que en los aparcamientos de pago no cobraban a los usuarios de coches eléctricos.

Aparcar en la Selva Negra

En cuanto al aparcamiento, en muchos pueblos podréis aparcar en cualquier calle de forma gratuita. En algunos pueblos el aparcamiento es gratuito, pero con un tiempo limitado (recuerda poner la hora del disco de estacionamiento en el salpicadero). Sin embargo, hay lugares más populares (ciudades más grandes o lugares más turísticos) donde no habrá más remedio que aparcar en parkings de pago. RecuerdaD que si el coche es eléctrico, no pagaréis en ningún caso.

Como dato curioso, debéis saber que en determinados lugares de Alemania encontraréis aparcamientos exclusivos para mujeres (están señalizados). Son aparcamientos sin columnas, más amplios, cerca de la salida y su objetivo es reducir el riesgo de agresiones. A continuación os facilitamos este artículo con más información sobre el asunto.

Cómo moverse en transporte público por la Selva Negra

Si vuestra intención es moveros en transporte público, disponéis de numerosas líneas de autobús y una amplia red de trenes. Os recomendamos que solicitéis en vuestro alojamiento la tarjeta Konus, totalmente gratuita y que os permitirá utilizar prácticamente la totalidad de buses y trenes de Selva Negra. Esta tarjeta es válida durante todos los días que estéis alojados.

Podéis consultar toda la información en la página web de Konus.

 Excursiones por la Selva Negra

Si sois de los que no queréis complicaros conduciendo o estando pendiente del transporte público, podéis contratar esta excursión desde Friburgo para visitar 3 de los lugares más bonitos de la ruta: Gengenbach, Triberg y el lago Titisee.

👉 Reserva aquí tu ruta por Gengenbach, Triberg y el lago Titisee desde Friburgo

☀️Mejor época para visitar la Selva Negra

Así como en otros destinos es importante tener en cuenta la época del año en la que viajamos, en el caso de Selva Negra consideramos que es interesante volar en cualquier estación del año. En invierno lo encontraremos completamente nevado y tendremos que ir preparados para el frío, en primavera disfrutaremos de las casas floreadas en los pueblos y las cascadas estarán muy caudalosas, en verano será un clima más agradable y tendremos muchas horas de luz, y en otoño encontraremos contrastes de colores en los paisajes así como un clima más moderado. Nosotros fuimos a mediados de octubre, aprovechando las horas de luz antes de que llegase el cambio de horario. En cuanto al clima os diremos que en octubre hay que ir preparados para algo de frío, pero asumiendo que pasaremos algo de calor. Los dos primeros días hubo momentos en que fuimos en manga corta, pero los otros dos días necesitamos en todo momento una chaqueta gruesa (tampoco os excedáis cogiendo un abrigo de invierno) y algo para taparnos el cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *