Europa, Rusia, San Petersburgo, Viajes

Palacio de Peterhof en San Petersburgo

Día 3 (Parte I): El Palacio de Peterhof

El Palacio de Peterhof es otra preciosa visita que podemos hacer si nuestra estancia en San Petersburgo lo permite. Al igual que el palacio de Catalina, se encuentra a las afueras de la ciudad. Concretamente a 29km de San Petersburgo, a las orillas del Golfo de Finlandia. Es un precioso conjunto de palacios y jardines que fue la residencia de los zares hasta la revolución rusa de 1917.

Un poco de historia

Palacio de Peterhof
Palacio de Peterhof

Su construcción empezó en 1709 y terminó en 1723, aunque Catalina la Grande lo restauró posteriormente. El zar decidió imitar al Palacio de Versalles después de una visita a París, así que durante la visita a los jardines encontraréis grandes fuentes y decoración muy similar a la del palacio francés. Durante la revolución rusa y los años posteriores, se convirtió en un museo y durante la Segunda Guerra Mundial estuvo ocupado por los nazis, que destruyeron gran parte del palacio, que sería reconstruido posteriormente para convertirse en Patrimonio de la Humanidad. 

El parque ocupa una superficie de 600 hectáreas y la parte más espectacular son las fuentes justo al lado del Gran Palacio. A las 11:00 de la mañana, encienden las fuentes y es todo un espectáculo.

Cómo comprar las entradas

Al igual que en el caso del Palacio de Catalina, os recomiendo comprar las entradas al Palacio del Peterhof por Internet, ya que nos evitaremos una buena cola para entrar.

El precio de entrada al Palacio es de 600 rublos, aunque nosotros no entramos, ya que habíamos escuchado que no vale mucho la pena por dentro. Además, estas entradas no se pueden comprar on-line durante los meses de verano, por lo que hay que hacer la cola.

Nosotros compramos la entrada al Parque Inferior por 750 rublos. Y a diferencia del Palacio de Catalina, no hay que canjear las entradas, por lo que con el código de barras que os llegará a las entradas del e-mail podréis entrar directamente. El horario del Parque Inferior es de 9:00 a 21:00, aunque las fuentes se encienden a las 11:00.

Las entradas al Parque Inferior se pueden comprar como máximo con un mes de antelación en esta página web. Pasos a seguir:

  1. Seleccionar el día y la entrada que nos interesa. En nuestro caso, escogimos solo la visita al “The Lower Park
    Cómo comprar las entradas para el Peterhof
    Cómo comprar las entradas para el Peterhof

    2. Seleccionar el número de entradas que queremos. En este caso, hay un máximo de 5 entradas por transacción. También tenemos que poner nuestro e-mail, donde nos llegará el número de confirmación con el que se tiene que hacer el pago.

    Cómo comprar las entradas para el Peterhof
    Cómo comprar las entradas para el Peterhof

    3. Rellenar el formulario con nuestros datos.

    Cómo comprar las entradas para el Peterhof
    Cómo comprar las entradas para el Peterhof

    4. Finalmente, hacemos el pago y nos llegará al correo, el documento PDF con las entradas, que deberemos imprimir para el día de la visita.

Cómo llegar

Hay varias opciones para llegar al Palacio de Peterhof. En nuestro caso, fuimos en metro y autobús y volvimos en barco.

  • La opción más barata es ir en metro y luego coger un autobús. Hay que ir hasta la estación de metro de Avtovo y una vez allí, cruzar la calle y coger uno de los minibuses que nos llevarán al palacio. Al igual que os expliqué en el post anterior sobre Catalina, los conductores ya están esperando a los turistas en el metro y no tendréis problemas para saber qué autobús os lleva hasta Peterhof.
  • Ir o volver en barco a Peterhof es una experiencia muy bonita. Aunque es la opción más cara, yo os recomiendo que hagáis este paseo por el Golfo de Finlandia. Los billetes cuestan 800 rublos para adultos y 600 rublos para estudiantes. Los barcos salen del embarcadero que está al lado del Hermitage y os dejarán en el embarcadero del Peterhof, ya dentro del Parque Inferior.

    Embarcadero del Palacio de Peterhof
    Embarcadero del Palacio de Peterhof
  • Para ir más cómodos y sin dudas, también tenéis la opción de coger un taxi.

Mi visita al palacio de Peterhof

Nuestra visita al Palacio de Peterhof empezó por un pequeño paseo por los Jardines Superiores. No hay que pagar para entrar en ellos puesto que son la entrada principal al Palacio y desde donde se accede a las taquillas y a los Jardines Inferiores. ¡Y no podía ser un mejor comienzo de la visita! Ya empezamos a entender porque se le llama el “Versalles ruso”. Pese a que las fuentes aún no estaban encendidas, ya vemos que el lugar estará lleno de mitología e historia, muy parecido e Versalles.

Rincones en los Jardines Superiores de Peterhof
Rincones en los Jardines Superiores de Peterhof
Entrada al Peterhof
Entrada al Peterhof

Después de hacer unas cuantas fotos, nos dirigimos hacia las taquillas donde podemos escanear el código de barras de nuestra entrada on-line y entramos a los Jardines Inferiores sin hacer cola. Lo primero que vemos al entrar es el Gran Palacio con la Gran Fuente. Como son poso más de las 10 de la mañana, las fuentes todavía no están encendidas, aunque ya hay muchos turistas cogiendo sitio para ver el espectáculo. Mi recomendación es que continuéis caminando hacía en interior del Jardín donde no habrá tanta gente y luego volváis a ver las fuentes encendidas.

La Gran Fuente desde las terrazas del Palacio
La Gran Fuente desde las terrazas del Palacio
Gran Palacio del Peterhof
Gran Palacio del Peterhof

Para alejarnos de las grandes multitudes de gente que se aglomeran en los puentes con vistas al palacio y en los alrededores de las fuentes, nos fuimos hacia una de las vistas más imprescindibles si se visita el Peterhof: las del Golfo de Finlandia. Encintareis una pequeña zona de playa rocosa con unas vistas espectaculares al mar.

Vistas al Golfo de Finlandia
Vistas al Golfo de Finlandia
No nos pudimos resistir a saltar ante semejante paisaje
No nos pudimos resistir a saltar ante semejante paisaje
Disfrutando en el Golfo de Finlandia
Disfrutando en el Golfo de Finlandia

Por si a alguien se le ha ocurrido la idea…Hay carteles de prohibido el baño 😉 Si venís en barco al Palacio, os dejará al lado de la playa.

Además de estas fantásticas vistas, durante la visita iréis encontrando muchas fuentes y otros palacetes (que hay que pagar a parte si queréis entrar), como este que tiene unos preciosos reflejos a un laguito.

Palacete de Mary en Peterhof
Palacete de Mary en Peterhof
Entrada al Palacete Mary
Entrada al Palacete Mary

Luego nos fuimos a ver las preciosas fuentes encendidas a lo largo de todos los Jardines.

Fuentes por los Jardines del Peterhof
Fuentes por los Jardines del Peterhof
Fuentes del Gran Palacio
Fuentes del Gran Palacio

Finalmente, después de una mañana genial paseando entre fuentes y flores, nos dirigimos hacia el embarcadero del Peterhof para coger el barco que nos dejaría al lado de nuestra segunda visita del día: El Hermitage, un imprescindible en San Petersburgo, del que os hablaré en el siguiente post.

¿Palacio de Catalina o Peterhof?

No quiero acabar este post sin hacer una reflexión final sobre los dos palacios que hay en San Petersburgo, el Palacio de Catalina, del cual os hablé en este post, y el Palacio de Peterhof.

Antes de viajar a Rusia, nos planteamos si debíamos visitar sólo uno de los Palacios y, sin dudas si vais pocos días a la ciudad es algo que quizá deberéis pensar. Según mi experiencia y opinión, tengo que reconocer que tuvimos mejores sensaciones en Peterhof. El hecho de hacer una hora de dos horas para entrar a Catalina, encontrarnos una enorme aglomeración de turistas que dificultaba mucho caminar tranquilamente por las estancia y la lluvia que nos encontramos en la visita a los jardines nos dejaron un sabor de boca un tanto amargo.

Quizá es por eso que si tuviera que repetir, elegiría volver al Peterhof porque además, objetivamente los jardines son mucho más bonitos que los de Catalina. Sin embargo, este último es un icono en la historia y cultura rusa y hay que visitarlo al menos une vez.

 

¡Espero que os haya gustado el post y os sirva de utilidad! Ya sabéis que si queréis ayudarme podéis compartirlo en vuestras redes sociales 

2 comentarios en “Palacio de Peterhof en San Petersburgo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *