España, Europa, País Vasco, Viajes

País Vasco Día 1: Barcelona – San Sebastián

Nuestro viaje navideño al País Vasco empezó con un 26 de Diciembre haciendo maletas, limpiando la casa de la comida de Navidad del día anterior y montando el coche que nos llevaría a pasar unos días fantásticos al norte del País. Una vez listos, a las 11:20 poníamos rumbo a San Sebastián. Habíamos decidido ir en coche en primer lugar por ser más económico que el avión y además, para moverse por allí y hacer ruta es mucho más cómodo llevar nuestro propio coche.

Después de unos 570 km, de varias paradas en estaciones de servicio para comer, hacer algún que otro descanso y pagar varios peajes, llegamos a San Sebastián a las 18:00. Lo primero que hicimos fue buscar nuestro alojamiento, que como ya os explicamos en el post de preparativos, se trataba de la Pensión Peñaflora, un sitio muy céntrico y bastante recomendable.

Pensión Peñaflora
Habitación en la Pensión Peñaflora

Una vez nos instalamos y dejamos en coche en el parking de la Concha, en el que teníamos descuento por estar alojados en el hotel, nos fuimos a recorrer San Sebastián por la noche. Hicimos una parte del recorrido dando la vuelta a la Concha, en mi opinión una de las mejores playas en las que he estado nunca. De noche impresiona mucha escuchar el ruido de las olas sin ver prácticamente más allá.

Además, había muchas decoraciones de Navidad, que le daban un encanto especial.

Decoraciones navideñas por el paseo de la Concha
Contemplando la playa de la Concha
Contemplando la playa de la Concha
Playa de la Concha
Playa de la Concha

Paseando tranquilamente por la Concha se nos hizo la hora de cenar, así que nos dirigimos al Casco Viejo de San Sebastián a hacer uno de los imprescindibles en el País Vasco: ¡comer pintxos!

De Pintxos por San Sebastián
De Pintxos por San Sebastián

Esta zona de la ciudad está llena de bares y bares con barras larguísimas llenas de todo tipo de pintxos. Basta con ir paseando por las callejuelas y entrar en el que más nos llame la atención. La mayoría de ellos están riquísimos. Sin embargo, nosotros encontramos que son un poco caros y desde luego cenar a base de pintxos no sale muy económico, pero sin duda es algo que hay que probar en el País Vasco.

El Kursal
El Kursal

Una vez bien cenados y con algún que otro Txacolí encima…nos fuimos dando un paseo hasta nuestra Pensión dando toda la vuelta al monte Urgull desde donde pudimos disfrutar de unas maravillosas vistas del Kursal y de la Concha justo desde enfrente.

Además, en este paseo no podía faltar una visita al ayuntamiento que se encontraba iluminado por la noche. Este ayuntamiento fue construido en 1897 y albergaba el casino, no fue hasta 1914 cuando finalmente se empezó a utilizar como ayuntamiento.

Ayuntamiento de San Sebastián
Ayuntamiento de San Sebastián
Ayuntamiento de San Sebastián
Ayuntamiento de San Sebastián

Hasta aquí llegó nuestro primer día en el País Vasco y nuestro primer contacto con la preciosa ciudad de San Sebastián. Nos fuimos a dormir muy contentos, sabiendo que los días que venían iban a ser muy intensos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *