LISBOA en 3 días: qué VER, ITINERARIO y MAPA

Lisboa es una de las capitales imprescindibles de Europa. Sin tener grandes edificios ni monumentos, tiene algo que te atrapa y es una auténtica maravilla recorrer sus calles. En este artículo, te contamos todo lo que puedes ver y hacer en esta ciudad en tres días

Si quieres información in situ sobre Lisboa, siempre puedes acudir a alguna de las oficinas de turismo que tienen repartidas por la ciudad, entre las que encontramos la de la Plaza del Comercio y la del aeropuerto. Allí también podrás comprar o recoger la Lisboa Card, una tarjeta turística que te permitirá ahorrar algo de dinero en tus visitas y de la que te hablo con más detalle en este artículo.

🙋‍♀️ Reserva aquí tu free tour por Lisboa

Contenido

📸 Itinerario por Lisboa en 3 días

Día 1 en Lisboa

  • Amanecer en el mirador de Santa Lucía
  • Mirador Portas do Sol
  • Plaza del Comercio y Arco de Rua Augusta
  • Chiado: A Brasileira, Librería Bertrand y Elevador de Santa Justa
  • Convento do Carmo
  • Sé de Lisboa
  • Panteón Nacional
  • Iglesia de San Vicente de Fora
  • Castillo de Lisboa

Día 2 en Lisboa

  • Desayuno en Pastéis de Belém
  • Monasterio de los Jerónimos
  • Monumento a los Descubridores
  • Torre de Belém
  • LX Factory
  • Mercado de la Ribeira
  • Pink Street
  • Elevador Bica
  • Plazas de Lisboa
  • Museo del azulejo

Día 3 en Lisboa: Excursión a Sintra

  • Palacio de Pena
  • Quinta da Regaleira
  • Palacio de Monserrate
  • Centro de Sintra

Qué ver en Lisboa en un día

Te recomendamos que tu primer día en la ciudad lo dediques a recorrer el centro y descubrir los barrios de Baixa de Lisboa, Chiado y Alafama. A continuación, te dejamos un detalle de todo lo que puedes ver y hacer en esta zona. 

Mirador de Santa Lucía y Mirador Portas do Sol

En Lisboa hay muchos miradores desde los que contemplar la ciudad. La mayoría de ellos están situados en Alafama, ya que este barrio está situado en una pequeña colina que culmina en el Castillo de Lisboa. Sin lugar a dudas, uno de los mejores lugares para ver el amanecer, es el Mirador de Santa Lucía. Además de tener unas vistas espectaculares a la salida del sol, tiene unos arcos con azulejos que hacen que el lugar tenga aún más encanto. Ahora bien, es un lugar extremadamente turístico, así que no esperes estar solo al amanecer.
Mirador de Santa Lucía
Mirador de Santa Lucía

A pocos metros, también encontramos el mirador portas do Sol. Como su nombre indica, también es un muy buen lugar para ver el amanecer. No está tan masificado y las vistas son muy parecidas, aunque no tiene el mismo encanto que el de Santa Lucía.

Justo debajo, encontraréis un pequeño túnel con un mural que explica la historia de Lisboa en forma de cómic. No lo consideraría un lugar imprescindible en la ciudad, pero es muy curioso y si venís a estos miradores, merece mucho la pena echarle un vistazo. 

¡No te vayas de escapada sin un buen SEGURO DE VIAJE!

Los imprevistos en los viajes son inevitables y no son únicamente médicos. Puede haber cancelaciones de última hora, robos, motivos por los que volver antes de tiempo a casa. Por eso, te recomiendo llevar un buen seguro de viaje y estar cubierto ante cualquier imprevisto. Para escapadas por Europa te recomiendo IATI escapadas, IATI Básico o IATI Estándard. En el siguiente enlace, podrás contratar tu seguro con un 5% de descuento

Plaza del Comercio y Arco de Rua Augusta

Después de ver el amanecer en el mirador de Santa Lucía, nos dirigimos hasta uno de los emblemas de Lisboa: La Plaza del Comercio, a la que se puede llegar atravesando el arco que encontramos en Rua Augusta, una de las calles principales de la ciudad, donde encontraréis una gran cantidad de tiendas y restaurantes.

En esta plaza se alzó el Palacio Real de Lisboa hasta 1755, cuando tuvo lugar un gran terremoto que destruyó gran parte de la ciudad y ha vivido grandes acontecimientos históricos, como la famosa Revolución de los claveles. La Revolución de los claveles fue un alzamiento pacífico que tuvo lugar en 1974 y derrocó la dictadura de Marcelo Caetano.

Muy cerca de la Plaza de Comercio encontramos la Casa dos Bicos, un edificio de curiosa arquitectura que alberga la fundación José Saramago, un importante escritor portugués. Os recomiendo, sobre todo, Ensayo sobre la ceguera y si os gusta este autor, la visita a la fundación merece mucho la pena. 

Plaza do Comercio
Plaza do Comercio
Arco de Rua Augusta

Si quieres tener unas vistas privilegiadas de esta plaza, puedes subir al arco de Rua Augusta. La entrada cuesta 3,50€, aunque podrás subir gratuitamente si tienes la Lisboa Card. El acceso se hace principalmente en ascensor, aunque en el último tramo encontramos unas escaleras bastante estrechas, así que no es una visita adaptada a dificultades de movilidad o carritos de bebé. Si lo prefieres, también puedes comprar la entrada online con antelación a través de este enlace.

Vistas desde el Arco de Rua Augusta
Vistas desde el Arco de Rua Augusta

Barrio de Chiado

El barrio de Chiado es uno de los imprescindibles en Lisboa. Está situado en pleno centro y es el lugar en el que se solían reunir algunos escritores portugueses, entre los que destaca el conocido Fernando Pessoa. Si estás interesado en este autor, puedes hacer un tour de Pessoa por Lisboa. Para llegar a este barrio, se puede coger el Elevador de Santa Justa. Este ascensor une los barrios de Baixa Lisboa con Chiado y fue diseñado por Raoul Mesnier de Ponsard. Muchas veces se le relaciona con Gustavo Eiffel, pero nunca ha sido demostrado que fuera su aprendiz ni ningún otro tipo de relación. Este trayecto tiene un precio de 5,30€ y también está incluido en la Lisboa Card. Hay que decir que suelen formarse largas colas para subir y que, si no queréis esperar, lo podéis hacer andando, ya que se puede acceder a la parte del mirador de manera gratuita.
Elevador de Santa Justa
Elevador de Santa Justa

Justo al lado del mirador del Elevador de Santa Justa, encontramos el Convento do Carmo, que también merece una visita y en el que tenéis un 20% de descuento con la Lisboa Card. Hoy en día es un museo arqueológico, pero hasta el siglo XVIII, fue un convento de estilo gótico. El techo se derrumbó durante el terremoto de 1755 y hoy en día le ha dejado el aspecto que puedes ver en la imagen. Dentro hay un museo con varias piezas expuestas y una proyección que explica la historia del lugar. 

Convento do Carmo
Convento do Carmo

Otros lugares emblemáticos de este barrio son el Café A Brasileira y la Librería Bertrand. El primero, pese a no ser de las cafeterías más baratas, es todo un emblema y uno de los locales más antiguos de Lisboa. Fue abierto en 1905 y era un lugar en el que se vendían productos típicos brasileños. Era también un lugar de encuentro entre intelectuales y, por eso, justo al lado encontraréis una estatua de Pessoa. 

A pocos metros de esta cafetería, encontramos la Librería Bertrand tiene el récord Guinness por ser la librería en funcionamiento más antigua de todo el mundo, pues fue abierta en 1732 y, desde entonces, ha estado en continuo funcionamiento. Podréis encontrar libros en inglés e incluso en español, 

Café A Brasileira
Café A Brasileira
Librería Bertrand
Librería Bertrand

Sé de Lisboa

Los inicios de la Sé (o Catedral) de Lisboa datan de 1148, haciendo así que se considere la iglesia más antigua de la ciudad. Es de estilo románico, aunque posteriormente se construyó un claustro gótico. Se puede visitar por dentro pagando una entrada de 5€, aunque hay un descuento del 20% con la Lisboa Card. Lo que más nos impresionó a nosotros fue poder acercarnos al rosetón y verlo de cerca. El trabajo con el vidrio es impresionante. 

Sé de Lisboa
Sé de Lisboa

Panteón Nacional

A continuación, nos dirigimos a visitar el barrio de Alafama, uno de los más auténticos de la ciudad, hasta llegar hasta el Panteón Nacional, que destaca por el impresionante edificio en el que está situado. Es de estilo barroco y tiene una cúpula preciosa que no te puedes perder. Dentro, encontramos la tumba de diferentes personalidades importantes de Portugal, desde políticos, deportistas y científicos. Además, se puede subir a la terraza a ver las vistas de la ciudad. La entrada cuesta 8€ y está incluida en la Lisboa Card.

Este barrio tiene muchísima historia, así que si quieres aprender más sobre él, puedes hacer un free tour por Alafama con un guía especializado.

Panteón Nacional de Lisboa
Panteón Nacional de Lisboa

Iglesia de San Vicente de Fora

Muy cerca del panteón nacional encontramos esta iglesia poco conocida en la ciudad de Lisboa. No diríamos que es un imprescindible, pero si estáis por la zona y tenéis tiempo, a nosotros el interior nos encantó. Tiene un claustro lleno de azulejos azules típicos de Portugal y desde la terraza se tienen unas vistas preciosas de Lisboa. 

Esta iglesia está dedicada a San Vicente, el patrón de la capital portuguesa, y está diseñada por un arquitecto español y otro italiano. Dentro, también se puede encontrar un pequeño panteón en el que hay varios reyes portugueses enterrados. 

La entrada cuesta 8€ y tenéis un pequeño descuento con la Lisboa Card. 

 

Iglesia de San Vicente de Fora
Iglesia de San Vicente de Fora

Castillo de Lisboa

Coronando el barrio de Alafama, encontramos las ruinas del Castillo de San Jorge en Lisboa. Está situado en una posición estratégica para controlar los alrededores y  tiene una de las vistas más impresionantes de toda la ciudad. Hoy en día se pueden visitar las ruinas, incluyendo los jardines y el centro arqueológico. La entrada cuesta 15€ y nosotros os recomendamos ir a última hora para ver el atardecer. ¡Cuidado! Si vais en invierno, vigilad el horario y entrad una hora antes, pues puede que si vais directamente al atardecer os encontréis el castillo cerrado. 
Castillo de Lisboa
Castillo de Lisboa

Qué ver en Lisboa en 2 días

Para el segundo día en Lisboa, os recomendamos coger un tranvía hasta Belém, una zona que seguro os sonará por la famosa Torre y por los pasteles de nata, que os recomendamos probar encarecidamente. Por la tarde, podéis seguir recorriendo otros puntos de la ciudad. Si quieres conocer a fondo esta parte de Lisboa, puedes hacer un free tour por Belém:

🙋‍♀️ Reserva aquí tu free tour por Belém

Pasteles de Belém

Si hay algo que no puedes dejar de hacer en Lisboa, es probar sus famosos pasteles de nata. Se dice que los originales son del Monasterio de los Jerónimos y por eso, la pastelería que hay al lado es la más conocida de todo el país. Nosotros fuimos a desayunar y fue una decisión súper acertada. Es un lugar muy concurrido y se suele llenar de gente y haber mucha cola, así que os recomendamos ir a primera hora a desayunar y después visitar el monasterio. También tenéis la opción de simplemente entrar en la tienda para comprar los pasteles para llevar, aunque también se suele formar algo de cola.

Es cierto que la que está en Belém es la pastelería más famosa de Lisboa, pero encontraréis otras por toda la ciudad que también los hacen. De hecho, nuestro favorito no es el original. Os dejamos aquí un artículo en el que os contamos cuál nos gustó más:

Los mejores pasteles de nata de Lisboa -PROXIMAMENTE-

Monasterio de los Jerónimos

Después de desayunar, ¡nada mejor que visitar esta joya de la corona de Lisboa! Lo más conocido es probablemente la Torre de Belém, pero es monasterio de los Jerónimos, es una maravilla y todo un imprescindible, en nuestra opinión. La visita no es muy larga, pues solamente podrás ver el claustro, pero es una auténtica maravilla arquitectónica. Su fundación data de 1501 y es una de las obras más importantes de estilo manuelino. La entrada cuesta 10€ y está incluida en la Lisboa Card.

En este monumento también se suelen formar colas, así que te recomendamos visitarlo a las 10:00, justo cuando abren. Tienes que tener en cuenta que si no llevas las entradas online o la Lisboa Card, las tendrás que comprar en una caseta situada en el parque justo enfrente de la entrada.

🙋‍♀️Reserva un tour por Belém y el Monasterio de los Jerónimos aquí

Monasterio dos Jeronimos
Monasterio dos Jeronimos

Monumentos a los Descubrimientos

Muy cerca del monasterio nos encontramos con este monumento erguido en una plaza en la que encontramos un mapa del mundo gigante en el suelo y una rosa de los vientos. Fue construido en 1960 para conmemorar los 500 años de la muerte de Enrique el navegante. En él podemos encontrar una carabela y una representación de grandes descubridores de la historia como Vasco de Gama. En la parte superior hay un mirador al que se puede subir por 10€

Monumento a los Descubridores

Torre de Belém

La Torre de Belém formaba parte del sistema defensivo de la ciudad de Lisboa. Fue muy importante durante la era de los descubrimientos, tanto a nivel militar como a nivel comercial. Hoy en día no tiene ninguna de estas funciones y está básicamente destinada al turismo. Puedes visitarla por dentro por 8€ (está incluida en la Lisboa Card), aunque tenemos que decir que lo que predominan son salas vacías con cañones y lo que más nos gustó fue la terraza con las vistas al Tajo. 

Hay que tener en cuenta que al estar en pleno río, si hay temporal y lluvia fuerte, la cierran, como nos pasó en nuestro último viaje, y David no pudo verla por dentro. 

Torre de Belem
Torre de Belem

LX Factory

Después de ver el icono de Lisboa, cogimos de nuevo un tranvía y nos dirigimos hasta la LX Factory. Se trata de un antiguo complejo industrial que se ha transformado y ahora es un espacio artístico y cultural en el que encontraremos tiendas de artesanía, librerías, alguna galería de arte y restaurantes. Sin duda, el lugar más famoso en redes es esta preciosa librería. Es un lugar ideal para comer o simplemente tomar algo. Aquí fue donde nosotros probamos el pastel de bacalao con queso y tenemos que decir que nos encantó. 

Librería en la LX Factory

Mercado de la Ribeira

Este mercado es uno de los más famosos de Lisboa. Tiene un montón de puestos de comida local y largas mesas en el centro. Sin embargo, nosotros, tal y como entramos, nos fuimos. Queríamos comer aquí, pero había largas colas para pedir, no había ni un sitio libre en las mesas y era bastante agobiante. 

Pink Street

Debido al color y a sus paraguas, esta calle se ha vuelto una sensación en Instagram. Se trata de la Rua Nova do Carvalho y se le cambió el color gracias a un proyecto para mejorar la ciudad y hacerla más atractiva al turismo (¡y se consiguió!). Está llena de bares y restaurantes y tiene mucho ambiente tanto por el día como por la noche.

Pese a que no lo consideramos un imprescindible en Lisboa, si estáis por la zona, os recomendamos pasar a verla e incluso comer allí. 

Elevador Bica

Y si visitamos Lisboa, no pueden faltar los tranvías. El Elevador da Bica está situado en el encantador barrio de Bairro Alto, en una calle muy empinada y por eso es fundamental tener elevadores así para conocer este barrio sin quedarse sin oxígeno. Pertenece a la red de tranvías públicos, así que está también incluido en la Lisboa Card. Si no la tienes, hay que tener en cuenta que cuesta 4,10€ el trayecto de ida y vuelta y solamente se puede pagar en efectivo y la cantidad exacta

Plazas de Lisboa: Rossio y Plaza de los Restauradores

Otro imprescindible en Lisboa es visitar Las Plazas de Rossio y de los Restauradores, ambas muy cerca la una de la otra. Además, también podéis pasear por la Avenida Liberdade, una calle con mucha vida y ambiente llena de tiendas. Lo que más destaca en esta zona es la estación del Rossio, desde donde salen la mayoría de trenes regionales, pero además su arquitectura es preciosa. 

En estas plazas también podemos encontrar A Ginjinha, una licorería tradicional en la que venden un licor de cereza muy típico en la ciudad y la Fábrica de Pasteles de Nata, una cafetería en la que probamos los pasteles que más nos gustaron de todo el viaje. 

Museo de azulejo

Si hay algo a destacar de la arquitectura y del arte de Lisboa, y de Portugal en general, son los azulejos. Los encontraréis en muchísimos edificios del país, sobre todo en iglesias. Por eso, decidimos visitar el museo del azulejo para entender el origen de estas obras, de su presencia en Lisboa y las diferentes técnicas para su realización. Está un poco alejado del centro, pero con un autobús se llega en apenas 15 minutos. La entrada cuesta 8€, pero con la Lisboa Card podréis entrar gratis. 

Museo del azulejo
Museo del azulejo

Qué ver en Lisboa en 3 días: Excursión de un día a Sintra

Si pasas más de dos días en Lisboa, probablemente ya habrás visto lo imprescindible de la ciudad, así que en este tercer día, te recomendamos hacer una excursión y no hay mejor lugar que la ciudad de Sintra. Sintra se encuentra a unos 25km de la capital portuguesa y es muy conocida por su valor cultural, pues tiene multitud de castillos y palacios que se pueden visitar. De hecho, desde 1995, este lugar es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Si quieres información más detallada sobre Sintra, puedes consultar este artículo:

💡 SINTRA: qué ver y hacer en un día desde Lisboa

Llegar a Sintra desde Lisboa es muy sencillo, pues hay conexión directa en tren desde la estación de Rossio. Puedes consultar los horarios en la web oficial de los Comboios de Portugal. El billete de ida cuesta 2,40€ y podrás comprarlo en las máquinas de la misma estación. Este trayecto está incluido en la Lisboa Card, así que, si la tienes, solamente tendrás que pasarla por las máquinas de la estación y subir al tren. Si estás haciendo ruta por Portugal y llevas tu propio coche, ten en cuenta que el aparcamiento en Sintra es mayoritariamente de pago y que si llegas muy tarde, es difícil de encontrar, así que tocará madrugar un poco.

A la hora de organizar tu visita a Sintra, verás que hay una gran cantidad de palacios en los que entrar. Nosotros te recomendamos que elijas 3 actividades, ya sea el free tour por Sintra y dos palacios más o tres palacios, pues si quieres abarcar más, no te dará tiempo a verlo todo en un día completo. Además, tienes que tener en cuenta que Sintra es un lugar tremendamente turístico, así que los monumentos más famosos (Palacio da Pena y Quinta da Regaleira) están masificados y hay bastante cola. Lo mejor es ir a primera hora al que más te guste para poder disfrutarlo con toda la tranquilidad que se pueda.

A continuación, te indicamos qué palacios visitamos nosotros con recomendaciones:

Palacio da Pena

El Palacio de Pena es uno de los iconos de Sintra y forma la foto de postal que veréis en todas partes. Su auge fue durante el siglo XIX, cuando era una de las principales residencias de la familia real portuguesa. Sin embargo, su historia empieza mucho antes, cuando se fundó como un monasterio de la orden de San Jerónimo. En 1836, el rey Fernando II lo recuperó y lo convirtió en una de sus residencias. Hoy en día, en el interior encontramos un museo en el que se exponen las habitaciones con la decoración y los muebles en las que vivían los monarcas.

El Palacio de Pena es el que está más masificado de todos y en el que hay más colas, por eso os recomendamos comprar la entrada por Internet con antelación. Además, ¡os hacen un 15% de descuento! Lo podéis hacer a través de esta web eligiendo la fecha y la hora a la que queréis visitarlo. Nuestra recomendación es que vayáis a primera hora (9:30). Sin embargo, hay que tener en cuenta que para llegar hasta el palacio, hay que subir por los jardines y os puede llevar un rato andando (según el cartel de la entrada, 30 minutos, pero nosotros subimos en mucho menos tiempo). Son muy estrictos con los horarios de las entradas, así que id con tiempo suficiente.

Palacio da Pena
Palacio da Pena

Ir a primera hora, sin embargo, tiene un problema. En Sintra suele haber mucha niebla por las mañanas (sobre todo en invierno) y el palacio puede estar algo tapado, así como las vistas. El día que fuimos nosotros, se despejó al cabo de unas horas, pero ya nos habíamos ido a hacer otra visita. Si para vosotros esto es un gran problema, os recomendaríamos coger una entrada para mediodía.

Otra muy buena opción para visitar el Palacio de Pena y otros lugares de alrededor desde Lisboa, es contratar un tour organizado con un guía que va explicando la historia y curiosidades del lugar. No hay que preocuparse por el transporte y se hace toda la reserva en español. Podéis elegir entre uno de estos tours:

Quinta da Regaleira

Quinta da Regaleira es uno de los ejemplos de la arquitectura románica del siglo XIX en Sintra. Como podrás observar con facilidad, este edificio está integrado perfectamente en la naturaleza y parece sacado de un cuento de hadas. El palacio es solo una pequeña parte de un complejo en plena naturaleza lleno de grutas, fuentes y otras construcciones como el famoso pozo inciático. Tanto en su web como presencialmente, encontrarás un mapa que podrás utilizar para recorrerlo entrero.

En este caso, las entradas se pueden comprar también a través de Internet. Sin embargo, en nuestro caso nos fue bien no hacerlo, ya que allí algunos descuentos (como el de profesores o el 20% de la Lisboa Card) no se hace a través de la web. Pese a que habíamos leído que se pueden formar colas, nosotros cuando fuimos pudimos comprar la entrada sin problemas.

Como ya hemos comentado, otra de las opciones para visitar este precioso palacio es a través de una visita guiada, incluida en un tour. En el caso de Quinta da Regaleira, hay varias combinaciones que te pueden interesar:

Quinta da Regaleira
Quinta da Regaleira

Palacio de Monserrate, una gran sorpresa en Sintra

El Palacio de Monserrate fue un gran descubrimiento en Sintra. Es uno de los más alejados del centro y no es tan conocido, así que no encontraréis muchos turistas y lo podréis disfrutar con más tranquilidad. Se trata de un palacio de estilo árabe que data del siglo XIX. Al principio, fue la residencia de verano de Francis Cook, un empresario inglés de la industria textil.

El Palacio de Monserrate no es solamente su interior (que es precioso), sino que tiene unos jardines rodeados de bosque con cascadas y vegetación que os recomendamos visitar también. La entrada cuesta 12€. Con la Lisboa Card tendréis un 15% de descuento, pero también podéis comprar la entrada anticipada CON DESCUENTO en este enlace:

Palacio de Monserrate en Sintra
Palacio de Monserrate en Sintra

Otros lugares que visitar en Sintra

Como ya hemos comentado, Sintra está lleno de palacios y lugares con interés histórico. Si queréis recorrerlos todos, necesitaréis más de un día. Además de los tres lugares que hemos comentado, nos quedamos con las ganas de ver el Castelo dos Mouros, y el Palacio Nacional de Sintra. Os dejamos aquí las entradas a ambos:

🗺️ Mapa de qué ver en Lisboa en 3 días

🛏️ Alojamiento en Lisboa

La mejor zona para alojarse en Lisboa es el centro, la zona baja, cerca de la Plaza do Comercio de la Rua Augusta. Es una zona a la que podréis llegar andando a muchos puntos de la ciudad y está bien comunicada en transporte público con otros sitios más alejados. Nosotros os recomendaríamos el Downtown Fantastic Flat, un apartamento muy céntrico y limpio. Si queréis buscar en otras zonas, os recomendamos el Barrio de Chiado, muy cercano al centro y los alrededores de la Plaza del Rossio.

Cómo alojarse GRATIS en Lisboa

Durante nuestra visita a Lisboa, nosotros nos alojamos GRATIS gracias a la plataforma de intercambio de casas HomeExchange. Nosotros ya la hemos usado en un montón de países y la verdad es que estamos encantados. Para utilizarla, tenéis que registraros en su web, registrar vuestra vivienda y pagar una cuota de 160€ anuales. Pagar puede dar un poco de cosa al principio, pero tenéis que pensar que es la manera de hacer una plataforma segura y además, seguro que en un solo viaje gastaréis más de esa cantidad en alojamiento. Una vez se hace el registro, podéis hacer dos tipos de intercambio:
  • Intercambio recíproco: tú te quedas en casa de alguien y esta otra persona va a tu casa.
  • A cambio de Guest Points: Te alojas en casa de alguien a cambio de una serie de puntos. Estos puntos los consigues alojando a viajeros en tu casa. Además, cuando te registras por primera vez y completas todas las acciones requeridas, la plataforma te da unos puntos de bienvenida (alrededor de 1000). Si os registráis a través de NUESTRA INVITACIÓN, ¡conseguiréis 250 puntos extra!

🚋 Transporte: Cómo moverse por Lisboa

El centro de Lisboa no es demasiado grande y lo podrás hacer fácilmente andando (aunque prepárate para subir cuestas). Sin embargo, para visitar algunas zonas más alejadas como Belém o llegar hasta el museo del azulejo, necesitarás transporte público.

En Lisboa podemos encontrar metro, tranvía (carris) y autobús. El billete sencillo cuesta 1,80€, aunque lo más sencillo es comprar la tarjeta recargable  Viva Viagem en las máquinas que encontrarás en el metro. Esta tarjeta cuesta 0,50€ y la primera vez que la compres la tendrás que cargar con un mínimo de 3€. Además, hay que tener en cuenta que es unipersonal, así que tendréis que comprar una para cada uno. También se puede recargar con un precio fijo de 6,40€ para usar ilimitadamente durante 24h.

Por otra parte, todos estos transportes están incluidos en la Lisboa Card, así que, si la tenéis, podéis picar directamente con ella en los diferentes transportes sin tener que adquirir otra tarjeta. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *