Alquézar es un pequeño pueblo situado muy cerca de Barbastro en la provincia de Huesca, Aragón. Está considerado uno de los pueblos más bonitos de España y no sin razón, ya que el entorno en el que se encuentra y su apariencia medieval hacen que tenga un encanto especial. Está situado en uno de los cañones del río Vero y por ello es un lugar ideal para hacer rutas y actividades deportivas. 

 

Cuando era pequeña, visité la zona varias veces con mi familia y es por eso que le guardo un especial recuerdo a la famosa ruta de las pasarelas, a la que dedicaré este post.

Alquézar
Alquézar

Ruta de las pasarelas

Desde Alquézar se pueden hacer varias rutas de montaña, pero la más conocida es la ruta de las pasarelas. Pese a que hay alguna que da un poco de vértigo, después de recorrer el Congost de Montrebei, donde sí que pasé un poco de miedo, estas no son excesivamente altas y las hice sin ningún problema.

Ruta de las pasarelas
Ruta de las pasarelas

La mejor opción para visitar esta zona es quedarse unos 2-3 días para poder visitar con tranquilidad el pueblo, hacer alguna ruta y actividades deportivas si os gustan. Hay varios alojamientos en Alquézar, pero nosotros reservamos con poca antelación y ya no quedaban plazas disponibles, así que nos alojamos en el hostal casa Labata en Adahuesca, un pueblo a 4 km de Alquézar. Nos costó 55€ la noche en una habitación para 3 personas.

Lo reservamos a través de booking, una página que uso mucho a la hora de buscar alojamiento. Os dejo aquí un buscador desde el que podéis acceder fácilmente:


Booking.com

La ruta de las pasarelas es circular, por lo que empieza y acaba en el pueblo de Alquézar. Algo que hay que tener en cuenta es que no se puede aparcar en el pueblo, por lo que deberéis dejar el coche fuera; ya sea en la carretera por la que se accede (si tenéis suerte) o bien en la zona de aparcamiento que se encuentra un poco a las afueras. En el mapa superior os he dejado su localización exacta.

La ruta empieza muy cerca de la plaza Rafael Ayerbe (localización exacta en el mapa superior). Encontraréis la señal de la imagen, que os indica la dirección de la ruta.

Señal
Señal

Nada más empezar nos encontramos con las pasarelas de madera que descienden vertiginosamente hasta el río Vero. Yo recomiendo llevar calzado adecuado e ir con cuidado, ya que muchas de ellas son bastante empinadas y se puede resbalar fácilmente.

Por las pasarelas bajando hacia el río
Por las pasarelas bajando hacia el río

Después de la bajada, llegamos a la última pasarela que esta vez es de metal y podemos ver finalmente el río Vero. Llegados a este punto, os recomiendo cambiar el calzado y ponerse zapatos de río , llamados escarpines, que son muy útiles para poder caminar por el agua sin hacerse daño.

Última pasarela antes de llegar al río
Última pasarela antes de llegar al río

Llegados a este punto, la ruta de las pasarelas continua hacia la derecha. Sin embargo, si queréis alargar el camino, cosa que yo recomiendo, podéis ir hacia el otro lado hasta encontrar el puente de Villacantal (indicado en el mapa). Se trata de un puente romano del siglo VXI. Se tarda unos 50 minutos en llegar desde Alquézar, por lo que se alarga bastante la ruta, ya que el recorrido de las pasarelas son unas 2 horas aproximadamente. Pero si tenéis todo el día no se hace pesado, ya que se pueden hacer descansos, ¡con baños en el río incluidos!

Mapa de la ruta de las pasarelas
Mapa de la ruta de las pasarelas
Amor de hermanas de camino al puente
Amor de hermanas de camino al puente

En caso de continuar por la ruta de las pasarelas, o en su defecto, continuando la ruta después de ir al puente, llegamos a la presa, donde hay una cascada.  Aunque durante la ruta os iréis encontrando muchísimas pozas, la presa es el lugar ideal para descansar y darse un baño.

Un baño en la presa
Un baño en la presa

Después de pasar por la presa ya sólo nos queda emprender el camino de vuelta a Aquézar. Esta es la única parte del recorrido que se hace en subida, y pese a que es un poco empinada, es bastante corta y se hace con facilidad (os lo dice una que odia las subidas). Durante este trayecto hay un desvío hacia el mirador del río Vero. Nosotros no pudimos acceder porque el camino estaba cortado por desprendimiento, pero sin duda tiene que ser una vista espectacular. Además, si os gustan los animales, llevad prismáticos porque se pueden ver muchos buitres-leonados.

Otras actividades en Alquézar

Como he comentado al principio del post, Alquézar es un destino ideal para los amantes de los deportes de aventura. Entre ellas podéis encontrar barranquismo, vías ferratas y ráfting. En el pueblo hay varias empresas que organizan este tipo de ruta. La que yo conozco es Avalancha. Yo os recomiendo mirar su página web y consultar los precios y las actividades que ofrecen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest