Estocolmo, Europa, Suecia, Viajes

Estocolmo Día 4: Ayuntamiento de Estocolmo y Parlamento

Nuestro cuarto día en Estocolmo amaneció, también, nublado. Y, por supuesto, la previsión del tiempo no falló y estuvo lloviendo todo el día. Es por eso que, pese a nuestra voluntad, las fotos salen grisáceas debido a la ausencia de luz de esos días. Pero, mirándolo por otro lado… ¡Tenemos una excusa para volver y repetirlas con un solazo que haga justicia a la belleza de esta ciudad!

Hemos de decir que los días grises y lluviosos en Estocolmo no nos impidieron, para nada, patear todas sus calles armados, eso sí, con nuestros paraguas.

Nuestra intención era realizar el tour guiado en español que empezaba a las 10, ya que es la única manera de hacer una visita del ayuntamiento. Sin embargo, cuando llegamos al lugar donde se adquirían las entradas nos comunicaron que se había cancelado, por lo que no tuvimos más remedio que esperar al siguiente que empezaba a las 11. Una vez compradas las entradas (100SEK por persona o 80SEK en caso de disponer de carnet de estudiante), decidimos subir a la torre del ayuntamiento para hacer tiempo y así disfrutábamos de la perspectiva de Estocolmo desde otro ángulo de vista.

Jardines del Ayuntamiento
Jardines del Ayuntamiento

La entrada para acceder a la torre es independiente de la visita al Ayuntamiento, por lo que hay que abonar 50SEK , en este caso no pudimos beneficiarnos de nuestra condición de estudiantes, ya que, no disponían de precios con descuento. Para poder acceder a lo alto de la torre también se organizan unos turnos y, cada uno de éstos, tiene 35 minutos para subir y bajar. A la entrada te advierten que, aproximadamente, inviertes 10 minutos en subir y otros 10 en bajar, por lo tanto, dispones sólo de 15 minutos para disfrutar las vistas que te proporciona la altura. ¡Qué estrés!

Para acceder a lo más alto de la torre se puede utilizar un ascensor que te lleva, más o menos, hasta la mitad del recorrido. En este ascensor caben sólo 5 personas, es por eso que nosotros decidimos subir por las escaleras a un ritmo bastante alto para poder disfrutar el máximo tiempo posible de las vistas.

Subiendo a la torre del AYuntamiento
Subiendo a la torre del Ayuntamiento

El trayecto hasta acceder a lo más alto de la torre te hace cruzar diferentes salas, en una de las últimas nos encontramos con una serie de bustos de personas que, de una manera u otra, participaron en la construcción de dicha torre. Estaban, por ejemplo, el alcalde de la época y los arquitectos que participaron en el diseño.

Finalmente, al llegar arriba, te encuentras suspendido a unos 76 metros de altura y ves Estocolmo a tus pies y, si tenéis suerte y hace sol (en nuestro caso era, otra vez, un día grisáceo) podréis identificar todas y cada una de las partes de la ciudad. Vale mucho la pena contemplar, desde las alturas, lo bonito de los edificios de esta ciudad así como el colorido de los mismo.

Cuando nos quisimos dar cuenta, nos habíamos quedado embobados mirando las vistas, y una de las personas de la torre tuvo que venir a decirnos que ya era nuestro turno de bajar, así que fuimos bajando para realizar la otra visita que teníamos contratada, la del Ayuntamiento.

Vistas de Gamla Stan desde arriba de la torre del Ayuntamiento. A la izquierda se ve el parlamento y el palacio Real.
Vistas de Gamla Stan desde arriba de la torre del Ayuntamiento. A la izquierda se ve el parlamento y el palacio Real.

La visita al Ayuntamiento recorre todos las salas importantes de este edificio enseñando murales, tapices y mosaicos que representan parte de la historia de Estocolmo. A nosotros, para qué mentir lo que más nos interesó fue el salón azul, donde se realiza la cena de los premios Nobel. Sabíamos que la organización de un evento tan importante era meticulosa pero cuando nos contaron algunos detalles, la verdad es que alucinamos. En este banquete participan, aproximadamente, 1350 personas entre nominados, premiados, invitados y la família real Sueca (por supuesto). Aproximadamente tienen 30cm de espacio entre comensal y comensal para los asistentes “corrientes” mientras que los premiados y otros invitados de renombre disponen de 45cm. Es increíble como lo tienen todo calculado al milímetro para que todo salga a la perfección.

El salón azul es donde se realiza la cena de los Nobel. La escalera que muestra la foto es por donde bajan los premiados para dirigirse al banquete.
El salón azul es donde se realiza la cena de los Nobel. La escalera que muestra la foto es por donde bajan los premiados para dirigirse al banquete.

Por otro lado nos resultó muy curioso la duración de las bodas por lo civil que se realizan en el ayuntamiento de Estocolmo. La guía que nos hizo el recorrido nos explicó que hay dos versiones: larga y la corta . La primera ceremonia tiene una duración de 5 minutos y la segunda, ¡depende de lo largos que sean los apellidos de los novios!

Una vez terminada esta visita decidimos ir a Saluhall, situado en Östermalm. Saluhall es un mercado, donde a parte de ver la gran variedad de alimentos que se consumen en Suecia, se puede degustar en los puestos que hay en la periferia. Conceptualmente, sería parecido al Mercado de San Miguel de Madrid. En teoría fuimos con intención de comer, nuestra sorpresa fue que, al llegar allí, descubrimos que el mercado original estaba en obras y habían construido uno provisional muchísimo más pequeño y coincidió que estaba lleno de gente (por no mencionar lo alto de sus precios).

Así que no tuvimos más remedio que rehacer nuestra estrategia y buscar otro lugar donde comer. Al final entramos en la Espresso House de Drottningatan, una de las calles peatonales con más comercios de Estocolmo. Este establecimiento pertenece a una cadena de cafeterías en las que también sirven algo de comida como ensaladas, bocadillos, etc. Nos quedamos aquí, puesto que sobre las 15h teníamos previsto ir a la visita del Parlamento en la cual no se puede reservar visita, si no que te tienes que presentar allí y las 28 primeras personas que estén en la fila entran. Por lo tanto, al estar próximo un lugar del otro nos venía perfecto.

Drottningatan es una de las calles más comerciales de Estocolmo y es muy concurrida tanto por habitantes Suecos y, por supuesto, turistas.
Drottningatan es una de las calles más comerciales de Estocolmo y es muy concurrida tanto por habitantes Suecos y, por supuesto, turistas.

Comimos una ensalada, un bocadillo, un café con leche y un brownie por 210SEK. Una vez tuvimos la barriga llena y para continuar haciendo tiempo, nos acercamos a la oficina de turismo para preguntar cómo llegar con transporte público a Drottningholm, nuestra visita del día siguiente y de como llegar a Sigtuna, el pueblecito que visitamos el último día y que nos encantó. ¡No os perdáis el post en el que hablamos de él!

Una vez tuvimos toda la información que necesitábamos, nos dirigimos ya hacia la visita del parlamento. Ésta constaba de un tour en ingles (la verdad es que allí cualquier persona habla muy bien el inglés. Y para el nivel que tiene Irene es genial. En mi caso, facilita las cosas que la otra persona tenga más nivel que tú para ayudarte en lo que necesites). Estas visitas se realizan en verano todos los días y, el resto del año, los fines de semana.

Nosotros nos enteramos por casualidad al cruzar por la entrada al Parlamento y ver el cartel y, la verdad, es que vale mucho la pena esta visita. Enriquece mucho el conocimiento que tienes del país y de su mentalidad a través de su organización estatal.

Entre estos dos arcos se encuentra la entrada a la visita guiada del Parlamento
Entre estos dos arcos se encuentra la entrada a la visita guiada del Parlamento

A lo largo de la visita explican el sistema de gobierno sueco y te enseñan la actual sala del parlamento (formado sólo por una cámara) como la sala antigua (sólo una de ellas, ya que antes el parlamento estaba formado por dos cámaras. El sistema democrático en Suecia es muy importante y tienen, constantemente, sesiones en las que se pregunta a los ministerios y al propio presidente del gobierno sobre las reformas, nuevas leyes, etc… que se están llevando a cabo como herramienta de control al gobierno.

Actual sala del parlamento Sueco
Actual sala del parlamento Sueco

Si os fijáis a la izquierda de la imagen se puede ver un cuadro que impone y sorprende bastante al verlo en una sala de Parlamento. Nos explicaron que es un tapiz hecho con la mejor tela de Suecia. Representa la pluralidad sueca, el hecho de que no todo es blanco o negro; por eso está confeccionado con muchos tonos de grises. Nos pareció que no podía haber imagen más apropiada para aquel lugar.

Después de esta fantástica visita dimos un pequeño paseo por un festival que se estaba llevando a cabo en la ciudad en las fechas en que nosotros estuvimos allí para, más tarde, dirigirnos al hostal a refugiarnos del frío y de la lluvia. En este viaje muchas veces nos hemos olvidado que era Agosto.

Calles de Gamla Stan
Calles de Gamla Stan

Una vez realizado el parón para descansar un poco, nos dirigimos a dar una vuelta por Gamla Stan para terminar el día, ¡estamos enamorados de este barrio y sus calles adoquinadas!. En esta vuelta hemos comprado nuestro souvenir por excelencia, un imán para la nevera.

Esto es lo que dio de sí nuestro cuarto día en Estocolmo. En el próximo post os explicaremos nuestra visita al castillo de Drottningholm así como nuestro paseo por las estaciones de metro mejor decoradas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *