Europa, Moscú, Rusia, Viajes

Kolomenskoye en Moscú

Día 5: Kolomenskoye y Calle Arbat

Después de haber pasado 4 fantásticos días en San Petersburgo, nuestro viaje a Rusia continuó con tres días en Moscú. El primero de ellos lo dedicamos a visitar  Kolomenskoye, que se convirtió en uno de mis lugares imprescindibles en la capital rusa. Situada al lado del río Moskva, esta finca es un museo al aire libre que combina arte, historia y paisajes espectaculares. Por la noche, visitamos la famosa calle Arbat, la zona comercial del Moscú. 

En familia por Kolomenskoye
En familia por Kolomenskoye

Kolomenskoye

Información útil

  • ¿Cómo llegar? La forma más rápida y sencilla de llegar al parque es en metro. Puedes consultar en este post cómo usar el metro de Moscú. La línia que llega hasta Kolomenskoye es la verde y las paradas más cercanas son Kolomenskaya y Kashirskaya.
  • Horario. Del 1 de Abril al 29 de Septiembre, el parque abre de 7:00 a 0:00. El resto del año, de 8:00 a 21:00. Las exposiciones de dentro del parque tienen un horario diferente. Suelen abrir a las 10:00 y cerrar a las 18:00. Los lunes está cerrado. 
  • Precio. La entrada al parque es completamente gratuita, aunque no lo son algunos de los museos y exposiciones del interior.
  •  Mapa. En la entrada al parque hay una tienda de souvenirs. Allí podréis comprar un mapa del parque por 0,50€, cosa que os recomiendo para organizar vuestra visita.

Un poco de historia

Los primeros asentamientos en la zona de Kolomenskoye datan del año 4.000 AC. Sin embargo, los edificios que se pueden visitar hoy en día representan la residencia de campo de Zar. Esta residencia se encuentra en la zona más alta del río Moskova y destaca por su típica arquitectura rusa. El edificio más emblemático es la Iglesia de la Ascensión, construida en 1532. Durante la época soviética, se empezaron a trasladar a Kolomenskoye edificios típicos de la arquitectura rusa y se convirtió en un museo parecido al de hoy en día. En 1994 se convirtió en Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Nuestra visita

Para llegar hasta Kolomenskoye, cogimos el metro y bajamos en Kolomenskaya. La entrada al parque más cercana a esta estación es la número 2 (abajo a la izquierda en el mapa). Como podéis ver, Kolomenskoye es bastante grande, por lo que yo recomiendo ir paseando sin prisas y disfrutando del lugar. El recorrido entero son unos 3km.

Mapa de Kolomenskoye
Mapa de Kolomenskoye

Lo primero que nos encontramos al entrar es la Puerta del Salvador, que fue construida alrededor del año 1670 y servía de entrada a la hacienda del zar.

Puerta del Salvador
Puerta del Salvador

Lo primero que encontramos nada más cruzar la puerta es la Iglesia de Nuestra Señora de Kazán. Esta iglesia fue construida alrededor de 1630 durante el reinado del zar Mikhail Feodorovich. Se puede entrar de forma gratuita, aunque a las mujeres os obligarán a cubriros la cabeza y las piernas y no está permitido hacer fotos. Dentro, encontraréis un pequeño museo con arte típico ruso.

Iglesia de Nuestra Señora de Kazán
Iglesia de Nuestra Señora de Kazán (foto de @Paparamix)
Iglesia de Nuestra Señora de Kazán
Iglesia de Nuestra Señora de Kazán

Si continuamos la visita, llegamos hasta la puerta principal del complejo, que fue construida durante el reinado del zar Alexey Mikhailovich en 1672. Era la puerta que utilizaban los invitados de honor para entrar a la hacienda.

Puerta principal de Kolomesnkoye
Puerta principal de Kolomesnkoye

Nada más cruzar la puerta encontraréis uno de los edificios más importantes de Kolomenskoye, la Iglesia de la Ascensión, que fue construida en 1532 para celebrar el nacimiento del futuro zar Ivan IV "El Terrible". Esta iglesia representa un avance en la arquitectura rusa, donde el tejado nace de una base octagonal. ¡No os podéis perder las vistas al río desde su explanada!

Iglesia de la Ascensión
Iglesia de la Ascensión

Después, fuimos caminando hacia la zona oeste del parque donde se encuentra el museo de arquitectura de madera. Allí encontrareis varias iglesias y edificios construidos con madera. En la mayoría de ellos hay exposiciones, pero hay que pagar para entrar a verlas.

Edificio de madera en Kolomenskoye
Edificio de madera en Kolomenskoye
Edificio de madera en Kolomenskoye
Edificio de madera en Kolomenskoye

Después caminamos por la orilla del río Moskva y nos metimos de pleno en el parque. Yo había visto algunas imágenes del lugar en invierno y tengo que decir que en verano es un mundo completamente diferente. El blanco de la nieve se sustituye por el verde de la vegetación y ¡nos encantó!

A las orillas del río Moskva
A las orillas del río Moskva
Naturaleza en la Aldea de Kolomenskoye
Naturaleza en la Aldea de Kolomenskoye
Sisters
Sisters

De camino, nos encontramos con la Iglesia de San Juan Bautista, que fue encargada por Iván el Terrible en 1547 para celebrar su acceso al trono.

Iglesia de San Juan Bautista
Iglesia de San Juan Bautista

Finalmente, llegamos a la guinda del pastel de la Aldea de Koloemskoye, el Palacio del Zar Alexey Mikhailovick. Este palacio fue construido enteramente de madera sin utilizar un solo clavo, pero Catalina II lo hizo demoler en 1872. Por eso, lo que se puede ver hoy es una reconstrucción de 2010, pero que es igual de espectacular.

Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Rincones en el Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Rincones en el Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Rincones en el Palacio del Zar Alexey Mikhailovick
Rincones en el Palacio del Zar Alexey Mikhailovick

En el palacio, hay un restaurante en el que nosotros paramos a comer. En mi opinión, es un buen sitio para probar comida típica rusa y no es muy caro; nos costó 3000 rublos (unos 43€) comer 4 personas.

Después de esta fantástica visita, salimos del parque por la entrada 5, que está cerca de la parada de metro de Kashirskaya y volvimos al centro de la ciudad a pasar la tarde en la famosa calle Arbat.

Calle Arbat

La calle Arbat es una de las más famosas de Moscú. Es la calle más comercial de toda la ciudad y prácticamente el único lugar donde nosotros encontramos las típicas tiendas de souvenirs que en otras ciudades encuentras cada dos por tres.

Calle Arbat
Calle Arbat

Es una calle peatonal que encarna el alma del viejo Moscú y el aire bohemio de la ciudad. Merece mucho la pena ir al atardecer y ver el ambiente que hay. Encontraréis muchos restaurantes y terrazas donde cenar o tomar algo. Nosotros cenamos en la cadena Mu-mu, de la que os hablé en el post de preparativos, pero tengo que decir que no nos gustó mucho. Si queréis probar comida rusa barata, mejor id a Tapemok.

Calle Arbat
Calle Arbat

Aquella noche nos fuimos a dormir con muchísimas ganas de seguir descubriendo Moscú. Espero que os haya resultado muy útil este post. Recordad que podéis compartirlo en vuestras redes sociales 

Además, también te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *