Europa, Rusia, San Petersburgo, Viajes

El Hermitage en San Petersburgo

Día 3 (Parte II): El Palacio del Hermitage, La Catedral de Kazán y Los puentes de San Petersburgo

Si algo se puede decir de nuestro tercer día del viaje a Rusia es que lo aprovechamos al máximo. Después de pasar la mañana en el fantástico Palacio de Peterhof, cogimos un ferry para volver a la ciudad y hacer una de las visitas que más ganas teníamos: entrar en el Palacio de Invierno, en el famoso Hermitage.

El Palacio del Hermitage está situado a las orillas del río Neva y está formado por seis edificios. Hoy en día es un museo que alberga una gran cantidad de antigüedades de todo el mundo. 

San Petersburgo
San Petersburgo

Un poco de historia

El palacio del Hermitage empezó a construirse para guardar la gran colección de obras de arte de Catalina la Grande. Durante el siglo XIX se fueron añadiendo palacios al edificio principal y en 1852 se convirtió en un museo.

Durante la revolución rusa y durante la Segunda Guerra Mundial, el museo perdió una gran parte de sus obras, ya que fueron trasladadas a otros museos. Hoy en día muchas de estas obras han sido devueltas y se encuentran expuestas en el museo. Así mismo, en el museo se pueden ver obras que el ejército rojo trajo de Berlín.

Hermitage
Hermitage

Datos prácticos

Horario: El museo abre los Martes, Jueves, Sábado y Lunes de 10:30 a 18:00 y los Miércoles y Viernes de 10:30 a 21:00. Los lunes está cerrado.

Precio: 700 rublos la entrada de adulto. Los estudiantes pueden entrar gratis con el carné de estudiante.

NOTA sobre el carné de estudiante: Nosotras íbamos con nuestro carné de la universidad, no nos sacamos el internacional, ya que siempre nos han aceptado el primero. Sin embargo, en el Hermitage se lo miraron mucho. De hecho, les costó aceptarme el mío porque no ponía la palabra “estudiante” en el carné.

Entradas: Las entradas se pueden comprar de tres maneras diferentes:

  • Taquillas: Es el que nosotros elegimos, pero el que menos recomiendo. Al menos en verano, se forman unas largas colas en las que deberéis esperar un buen rato. Nosotros lo hicimos así porque tanto mi hermana como yo somos estudiantes y para entrar gratuitamente es obligatorio comprar la entrada por la taquilla.
  • Máquinas automáticas: Si no tenéis ningún descuento, esta es la mejor opción. Estas máquinas están situadas justo a la entrada y podéis comprar las entradas sin cola.
  • Por Internet a través de esta página web. Por este método tampoco podréis adquirir entradas con descuento.

Mi visita al Hermitage

Pese a que tengo que reconocer que el Palacio por dentro es increíble, tengo que decir que no disfruté mucho de la visita. Después de estar esperando un buen rato para comprar las entradas, cuando por fin entramos al palacio estaba llenísimo de turistas. A mi las multitudes me agobian bastante, por lo que estar paseando por el museo y no poder ver casi nada porque hay una multitud de gente delante y ver como vuelan palos-selfie que casi te arrancan un ojo no fue la mejor experiencia de mi vida… Es por eso que nuestra visita al Hermitage fue bastante breve y no hice muchas fotos. Mi recomendación para que no os pase esto, es ir a primera hora cuando las multitudes y grupos de turistas son más reducidos (aunque en San Petersburgo y Moscú hay cola a todas horas en todas partes…).

Como ya os comenté en este post, nosotros llegamos al Hermitage por barco desde el Palacio de Peterhof. Es una muy buena manera de tener unas vistas diferentes de la ciudad de San Petersburgo.

San Petersburgo desde el río
San Petersburgo desde el río

 Una vez tenemos nuestra entrada y accedemos al palacio, lo primero que encontramos es el espectacular hall con la escalera que sube hacia los pisos superiores.

Entrada principal del Hermitage
Entrada principal del Hermitage

Después, se trata simplemente de ir recorriendo las cuatro plantas del museo y viendo las obras de arte. Podréis encontrar obras Griegas, Romanas, procedentes de Asia y pinturas de varios países. El museo es enorme, por lo que es casi imposible recorrerlo entero. Yo os recomiendo que seleccionéis las zonas que más os interesan.

Sala biblioteca en el Hermitage
Sala biblioteca en el Hermitage

El objeto más famoso del Hermitage se encuentra en la sala 204. Se trata del reloj del Pavo Real, que fue construido en 1777 por un relojero inglés. Es realmente impresionante, aunque no le hice ninguna foto porque suficiente tuve con intentar verlo de cerca sorteando a las multitudes de turistas.

Decoración del hermitage
Decoración del Hermitage

Eso sí, una de las cosas más bonitas del Hermitage son las vistas que tiene desde algunas de sus ventanas a la Plaza del Palacio, que está formada por el mismo Hermitage y por el Edificio del Estado Mayor (el que podéis ver en la foto).

Plaza del Palacio
Plaza del Palacio

La Catedral de Kazán

Cuando salimos del Hermitage, decidimos ir a ver la catedral de Kazán. Esta catedral, junto con la de San Isaac que visitamos el primer día, es una de las más espectaculares de la ciudad.

Está situada en la Avenida Nevski, la calle principal de San Petersburgo. Es una catedral diferente ya que mezcla elementos católicos con elementos ortodoxos y el estilo arquitectónico es muy diferente al estilo ruso que podemos encontrar en la Iglesia de la Sangre Derramada. La entrada es gratuita, aunque el interior no me impresionó tanto como el de la Catedral de San Isaac.

Dio la casualidad que cuando entramos, estaban haciendo una ceremonia religiosa y fue muy curioso ver lo diferente que es a las ceremonias católicas que habíamos visto. Todas las mujeres se cubren la cabeza con un pañuelo y la ceremonia transcurre de pie, ya que no hay bancos en las iglesias.

La Catedral de Kazán
La Catedral de Kazán

Se hace de noche en San Petersburgo

Después de nuestra visita a la Catedral de Kazán, empezó a anochecer en San Peterburgo y os aseguro que es un espectáculo que no os podéis perder. Las luces que deja el sol en los canales son realmente preciosas.

Anochece en San Petersburgo
Anochece en San Petersburgo

Así que decidimos ir a dar una vuelta y ver la ciudad iluminada por la noche antes de ir a cenar y ver el espectáculo de los puentes.

Iglesia de la Sangre Derramada por la noche
Iglesia de la Sangre Derramada por la noche

Aquella noche decidimos cenar cerca de nuestro apartamento y ¡fue todo un acierto, la mejor cena de todo el viaje!  Si queréis saber por qué podéis mirar este post donde ya os recomendé el Vodograi restaurant.

El espectáculo de los Puentes de San Petersburgo

La arquitectura de los puentes de San Petersburgo es una de las más bonitas de la ciudad. San Petersburgo está llena de canales que vienen del río Neva que es el que cruza la ciudad. La mayoría de los puentes que cruzan el río y los canales son levadizos y las noches de verano a la 1:00 de la mañana, los levantan para dejar pasar a los barcos.

Nosotros fuimos a ver el espectáculo al puente principal de San Petersburgo, el Puente del Palacio y la verdad es que nos decepcionó un poco. Había mucha gente, por lo que si no llegas pronto no puedes verlo bien y es simplemente ver cómo levantan el puente, algo que se ha convertido en un atractivo turístico más que en algo práctico.

El espectáculo también se puede ver haciendo una ruta en barco, lo que quizá es más interesante ya que supongo que se pueden ver todos los puentes levantados.

Puentes de San Petersburgo
Puentes de San Petersburgo

¡Espero que os haya gustado el post y os sirva de utilidad! Ya sabéis que si queréis ayudarme podéis compartirlo en vuestras redes sociales 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *